Los animales en un amplio número de especies, tipos y clases.

miércoles, 21 de marzo de 2007

También tienen moral

En los últimos 50 años, filósofos y biólogos han debatido sobre la ética y comportamiento de los chimpancés, poniendo en duda parte de la esencia moral del hombre, que se creía única y, por tanto, hace diferente a nuestra especie de todas las demás dentro de la naturaleza. Y es que la moral o la compasión podrían no ser un paso evolutivo genuinamente humano.

Chimpancés

Algunos animales, como los chimpancés, que no pueden nadar, no dudan en arrojarse a fosas para salvar a sus compañeros. En experimentos realizados con estos animales también se ha demostrado que prefieren ayunar a comer sabiendo que al hacerlo perjudicarán a otro.
Los biólogos ven en pruebas como éstas un comportamiento precursor de la moral humana, contradiciendo a los filósofos y teólogos que sólo conciben estas actitudes para los hombres.
La polémica viene de lejos, al menos cuarenta años, desde que existen estudios serios sobre el comportamiento social de los chimpancés y simios, que según los biólogos nos habrían legado en la evolución los comportamientos morales.
Consolar a los familiares (lo que requiere tener conciencia), la capacidad de sentir empatía y la reconciliación no son desconocidas para estas especies. Es más, estas conductas ayudan a crear sociedades con roles definidos, de manera paralela a las humanas, que como las de nuestros antecesores, se caracterizan por la empatía, la habilidad para seguir normas sociales, la reciprocidad y el instinto de paz.
Expertos como el doctor Waal, director de un centro de la Universidad de Emory que estudia las conexiones entre distintas especies, opina en cambio que no hay ejemplos de religiones primitivas y precursoras, puestas en marcha por simios o chimpancés. Quizá en este sentido la evolución humana haya ido un poco más allá.
O quizá no. Los biólogos continúan investigando, con centros punteros en Estados Unidos, las conexiones evolutivas que, por otra parte, son puestos sistemáticamente en duda por algunos sectores políticos y científicos.

No hay comentarios: